La cronología en Historia

calendario azteca

calendario azteca

Ya sabemos que la Historia es la ciencia que estudia todo aquello que el hombre ha protagonizado, osea que la Historia no se detiene en estudiar a los dinosaurios, ni la formación de los planetas, ni los diversos materiales que componen el suelo, ni como aparece un volcán. Pero se detiene, busca información e intenta recrear lo acontecido al ser humano desde que apareció como tal en la Tierra: el descubrimiento del fuego, las pinturas rupestres, los inicios de la agricultura, las guerras por el control de las minas de hierro y estaño, el comercio, los descubrimientos de nuevos territorios, la invención de religiones, las distinciones sociales…Por lo tanto, necesita marcar cuando ocurrieron los hechos que van a ser objetos de estudio; marcarlos en un espacio y en un tiempo.

El TIEMPO nos sirve para medir la sucesión de acontecimientos. Actualmente es fácil porque la mayoría llevamos aparatos que lo miden y nos señalan la fecha en la que estamos. Pero, ¿por qué hoy es 21 de septiembre y no otro?, y además ¿en todo el mundo la gente marca hoy como el mismo día o en algún lugar hoy no es tal día de tal año, sino otro de otro año?

El Ser Humano aparece hace unos 8 millones de años, poca cosa si lo comparamos con la formación de la Tierra (cinco mil millones de años) o con la del Universo (en torno a quince mil millones de años). Así que, el TIEMPO HISTÓRICO ocupa una parte muy pequeña del TIEMPO GEOLÓGICO, que es el encargado de situar los acontecimientos que tienen que ver con la aparición de los astros, la formación del relieve…

Para contar el tiempo nosotros utilizamos un CALENDARIO con diferentes períodos: día, mes, año, lustro (5 años), década (10 años), siglo (100 años), milenio (1000 años) y utlizamos como punto a partir del cual comenzamos a contar los años (ERA) el nacimiento de Cristo, por lo que es conocida nuestra forma de llevar la contabilidad del tiempo como ERA CRISTIANA.

LOS CALENDARIOS

La medida del tiempo ha sido imprescindible para el hombre, habida cuenta de que debía establecer una pauta del comportamiento de las especies vegetales y animales para desarrollar la agricultura y la ganadería. En un principio parece probable que la sucesión de estaciones sería la primera forma de cómputo del tiempo y así lo indica el calendario egipcio, basado en la época de crecidas del río Nilo que condicionaba la recogida de la cosecha y la siembra.
Pero, ¿cómo establecemos un calendario que nos sirva para conocer de antemano cuando se va a producir un acontecimiento como la crecida de un río? Está claro que lo más fiable son las estrellas y según la posición de éstas podemos establecer un calendario más o menos fiable. Así lo hicieron los egipcios con la estrella Sirius.
El movimiento de la Luna alrededor de la Tierra y los ciclos derivados de esto (creciente, llena, menguante y nueva) es el ciclo que se va a utilizar en Mesopotamia para establecer un calendario. La Luna tarda 29,5 días en completar un ciclo de Luna nueva a Luna nueva y a partir de esto se establecen unidades como los meses o los años.
El otro movimiento escogido para establecer el calendario es el de traslación de la Tierra alrededor del Sol, en el que nuestro planeta invierte 365,24 días.
Como se comprueba, ni los ciclos de la Luna ni el movimiento de la Tierra son compatibles con hacer divisiones exactas, puesto que tienen decimales, por lo tanto, los calendarios se han encontrado con la necesidad de incluir días sueltos para completar y corregir los atrasos producidos a lo largo de un período. Es lo que ocurre con nuestros años bisiestos, necesarios cada cuatro años para corregir el atraso entre el calendario y el movimiento de la Tierra (ese pico de 0,24 días por año).

En la actualidad nosotros utilizamos el CALENDARIO GREGORIANO que se basa en el calendario Juliano instaurado en el 46 a.C., que dividía un año en 365 días y que cada cuatro años incorporaba un día más. Pero este calendario acumulaba retrasos que se hacía evidente a la hora de celebrar la Pascua. La Iglesia Católica celebra la Pascua el primer domingo después de la primera luna llena tras el equinoccio de primavera, pero el calendario juliano acarreaba retrasos lo que se hizo evidente en 1582 cuando la Pascua se celebraba el 11 de marzo (el atraso era de diez días, puesto que si el calendario hubiera ido con el movimiento de la Tierra el equinoccio se hubiera producido el 21 de marzo); por ello el Papa Gregorio XIII se vio obligado a establecer una reforma en el calendario, lo que supuso que en 1582 se ordenara que el día posterior al 4 de octubre fuera el 15 de octubre y así se hacía coincidir el calendario cristiano con el movimiento de traslación de la Tierra; para que tardara más tiempo en desfasarse ambos calendarios se estableció que los años bisiestos fueran cada cuatro años excluyendo los que terminan en doble cero (excepto si son múltiplos de cuatro, como el año 2000)

ERAS

La Era es un acontecimiento que se elige para comenzar a contar los años. En nuestro caso, el hecho elegido es el nacimiento de Cristo, por lo que nuestra era se conoce como ERA CRISTIANA. Se cuenta los años hacia delante y hacia atrás desde el nacimiento de Cristo y utilizamos d.C y a.C. respectivamente para después de Cristo y antes de Cristo: cuanto más nos alejemos del nacimiento de Cristo más grande será el número. De esa forma, se supone que desde el nacimiento de Cristo han transcurrido 2008 años (bueno, casi 2009 ya). Los años los agrupamos en lustros (5 años), décadas (10 años), siglos (100 años) y milenios (1000 años). De esta forma podríamos decir que estamos en el III milenio después de Cristo y en el siglo XXI. Fíjate que tanto el número de los siglos como el de milenios se escribe con números romanos.
Tienes que tener en cuenta que NO existe año cero, o sea, que se pasa desde el año 1 antes de Cristo al año 1 después de Cristo, por lo que si un siglo son cien años, el siglo I transcurre desde el año 1 hasta el 100 ambos incluidos, por lo que el primer año del siguiente siglo es el 101, y así sucesivamente..
Los griegos contaban los años desde la primera olimpiada (776 a.C.), por lo que se conoce como ERA OLÍMPICA. La Olimpiada duraba cuatro años, ya que se conoce con ese nombre el período de tiempo que transcurre entre dos juegos olímpicos, por lo que la I Olimpiada iba desde el 776 a.C. hasta el 772 a.C. y, por ejemplo, el año 775 a.C. sería el segundo año de la I Olimpiada.
Los romanos utilizaban varios sistemas entre los que destacan el del año de la fundación de Roma (753 a.C.)  y el del comienzo del mandato de los cargos públicos como emperadores, cónsules, tribunos… (por ejemplo, quinto año de Nerón, o segundo del Tribuno Marcio).
Todo el mundo no cuenta los años igual que occidente, así es que coexisten varias eras en el mundo. Vamos a ver las principales:

A) La Era musulmana, contabiliza los años desde la huida de Mahoma de La Meca o Hégira en el 622 d.C. Como ellos utilizan un calendario lunar, hay un retraso que se acumula ya que cada 32 años del calendario musulmán equivalen a 33 años del cristiano aproximadamente; utilizamos las siguientes fórmulas para pasar de la era cristiana a la musulmana y viceversa:

-Si se quiere  que año de Hégira corresponde al año 2000.

2000- 622 +[ ( 2000-622) / 32] = 1421

-Si se quiere saber qué año de J.C corresponde al 1421 de la Hégira.

1421- [ 1421/33]+ 622 = 2000

B) La Era judía: empieza a contar desde la creación del mundo, fijándola en 3.760 años y 3 meses antes del principio de la era cristiana.

C) El calendario chino comienza, normalmente, el 10 de marzo del 2697 a.C., nacimiento del emperador de la dinastía chin Huangdi, considerado el primer emperador de China, pero a veces se cuenta desde el 6 de marzo del 2397 a.C., e incluso desde el 23 de febrero del 2397 a.C.

D) El calendario republicano francés se instituyó el 24 de noviembre de 1793 y tomó como punto de partida en 22 de septiembre de 1792, fecha de la instauración de la república, y del equinoccio de otoño. Esta fecha se constituyó en el año 1 de la era de la República francesa.

Para más información sobre la cronología y las dfierentes formas de contar el tiempo puedes visitar esta página de Santiago Pastrana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2º eso, 4º eso, Historia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s